jueves, 11 de febrero de 2010

Al Castillo de Aliaga

¿hay algo mejor que disfrutar de la bici en pleno febrero,
en Carboneras y con un buen colega?

Si, por supuesto, cambiar la bici por unos reos de botellines.
Pero hoy hemos hecho lo primero.


En solidaridad con los que más madrugan en el pueblo...
...nos fotografiamos con ellos y rumbo a Pajarón.
La fuente del pueblo...
...para qué contaros.
Y los charcos... sólidos.
Visitamos las ruinas del Castillo de Aliaga...
...que domina la vega del Guadazaón.
Paramos de vuelta en el manantial del Villar...
...lugar elegio por los chavales para comer y hacer su hoguera.

Nuestra fuente de las balsas...
...y por último instantánea con el tío Luis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada